Mostrando artículos por etiqueta: meditación

En el texto sagrado más antiguo del hinduismo, el Rig Veda (s. II antes de Cristo), un mantra se describe como instrumento del pensamiento en forma de canto o verso.

Los mantras nos ayudan a desprendernos de los pensamientos para poder concentrarnos en la meditación. Su poder reside en la vibración que producen al cantarlos y armonizar cuerpo, mente y espíritu.

La primera vez que escuché y recité un mantra, no sabía su significado, ni siquiera lo que estaba haciendo, pero sentía sus efectos. Había algo en ellos que atraía mi atención y sentía que mi alma apuntaba al camino correcto.Me llenaban de paz, alegría, calma, me permitían salir del bucle infinito de pensamientos inconexos y repetitivos.Empecé a recitarlos a cualquier hora, en cualquier lugar, cada vez que tenía un momento de descanso en el trabajo, en casa, en momentos de paz y en momentos de tensión. Se los recitaba a mis hijos para dormirlos cuando eran bebés… y hasta cocinando... No sabía por qué, pero de alguna forma mi alma me lo pedía.

Intuitivamente sentí que tenía que desarrollar esto, y como una niña con juguete nuevo, me puse a buscar alguno que me “llamara”… Y así fue como llegué hasta el mantra budista de la Tara Verde, Om Tare Tutare Ture svaha, y durante un período que no recuerdo cuánto duró, lo recitaba sin parar, llegando permanentemente a esos espacios de calma mental una y otra vez…

Y de este modo fui alternando con el Om, Shanti, Lokah Samastah Sukino Bhavantu, según venían los recitaba e inesperadamente siempre me llevaban al mismo estado…

No fue hasta años más tarde cuando me inicié y recibí un mantra sin forma de una maestra, y que mantuve durante un largo período siempre me llenaban una y otra vez, cuando sentí con aún más claridad los efectos profundos del mismo.

La llamada de la práctica del mantra estaba ahí…cada día más clara, más llena de silenciosos regalos y calladas sorpresas.

LA PRACTICA DEL MANTRA

Si en la noche me despertaba intranquila o sorprendida por algún sueño que interrumpía el descanso, lo recitaba a veces con otros que iba aprendiendo durante las clases. Dejaba que la selección del mantra fuera inconsciente, confiando que vendría el más adecuado para cada momento… Y así sucedía. Y de nuevo entraba en un sueño y descanso más profundo y reparador. Me quedaba igual que después de cualquier sesión de asanas y meditación. El flujo de descanso se restauraba inmediatamente y sentía cómo mi mente se limpiaba de cualquier interferencia.

Pronto descubrí que, como todas las prácticas que el yoga propone, cuanto más me entregaba a ella, más efecto tenía y más fácil era entrar en esos estados de conexión directa con mi ser. Mi esencia sentía que el mantra, al igual que el agua que alimenta una planta, y que no se ve, iba calando, alimentando y facilitando ese proceso de limpieza mental.

Como en cualquier fórmula alquímica, descubrí que combinada con mudras, respiración y asanas, era aún más efectiva y liberadora.

TIPOS DE MANTRAS

Existen mantras Nirguna y mantras Saguna, sin forma y con forma.

Sin forma o abstractos como Om, So Ham

Con forma o con atributos, los que invocan deidades o aspectos del absoluto, Om namah Shivaya, Om gurudev namah.

Cuando los mantras se reciben de un maestro (si eres llamado a ese camino), el efecto aumenta exponencialmente y tu conexión con él se hace más fuerte y clara.

La mejor hora del día para recitarlos es, sin duda, la primera hora de la mañana, cuando la mente está aún poco contaminada por el ajetreo laboral, familiar etc.

Y qué decir si lo hacemos a la madrugada, entre las 3:30 y las 5:30 am, la hora del Brahma Muhurta. Según el hinduismo es la hora de mayor conexión y apertura hacia la energía divina, así que cualquier práctica que realices en este intervalo, se incrementará.

Pero no os asustéis que, como hemos descrito, cuando sientas el momento apropiado durante el día, será bienvenido y bien practicado. Recuerda que la meditación es una invitación más para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y mente y ponernos manos a la obra.

Desde la perspectiva de nuestra experiencia, la mejor forma de elegir alguno para comenzar, es la intuición. Si ya has tenido la oportunidad de escuchar o recitarlos, aquel que haya tocado tu corazón por el motivo que sea, o te haya hecho desplazar pensamientos o crear espacio mental, es perfecto para comenzar y despertar el maravilloso y sanador impulso de estas breves sílabas. Depende de lo que hagas o lo que busques, el significado del mantra no es tan importante como tu fe y confianza en el proceso, las ganas y la intención que pongas al recitarlo.

Igualmente los que aquí estamos proponiendo son mantras sánscritos, budistas, pero ni que decir tiene, que si tu identificación es mayor con el cristianismo por ejm. el padre nuestro o cualquier otra oración es perfectamente practicable, e incluso en algunos casos más fácil y reconocible.

Evidentemente cada mantra tiene una energía, una forma y una función diferente. Lo importante en principio es conectar e ir sutilizando los canales para poder percibirlos y llegar al uso correcto y adecuado en cada momento.

ENCUENTRA TU PROPIO MANTRA

Se cuenta la historia de un buscador que, incesantemente y día tras día, iba a visitar a su maestro, siempre muy ocupado, para que le diera una sílaba sagrada sobre la que volcar su devoción y afán de práctica. Éste, ya cansado de la reiteradas incursiones del discípulo, se dirigió a él y le dijo: “vete a tomar por donde amargan los pepinos”.

El discípulo, muy contento, bajó corriendo la montaña, como Golum con su tesoro entre manos, y durante años lo recitó en su cabaña. Pronto aparecieron discípulos que, escuchándolo recitar día a día con tanta entrega, quedaban arrobados, y llegó el día en el que el discípulo alcanzó la iluminación y todos aprendían de sus enseñanzas.

Lejos de toda teoría, necesaria en algunas partes del proceso, lo más valioso es la práctica y la actitud con la que la desarrollamos. Toda teoría se queda en nada sin la propia experiencia que nos lleva a la integración del conocimiento y por ende a la sabiduría.

En este enlace podrás encontrar los mantras que habitualmente recitamos en la escuela, y comentarte que los miércoles, en las clases ordinarias de yoga integral, dedicamos un tiempo inicial para el aprendizaje y recitado de algunos nuevos.

https://www.yogaorigen.com/index.php/yoga/item/37-mantras

Om Shanti Om Paz  
  Hari Om Tat Sat


Texto: Hiria Bernal

Publicado en Blog

Practicamos el desarrollo de la atención utilizando técnicas provenientes del Yoga así como de la tradición Budista con la conciencia de que los caminos son muchos y la Verdad es una.

Meditar, según el zen, es la condición natural de la conciencia humana, capaz de comprender por sí sola el significado de su existencia, incluso si esto ocurre a nivel del inconsciente. Esta percepción se interrumpe por la agitación o el interés en los asuntos particulares que absorben nuestra atención. La práctica de un sistema o rutina de meditación devolvería a la mente a ese estado básico y primordial. Algunos maestros zen dicen que meditar es «tocar el corazón» del ser humano.

En las grabaciones que os mostramos desde este apartado estamos utilizando el método de Conciencia Desnuda creado por Danilo Hernández y basado en el método de meditación de su maestro Sw. Satyananda Antar Mouna o Silencio Interior, un método que da mucha indenpendencia al practicante, sobre todo en los últimos estadíos, puesto que con otros métodos es difícil acceder sin maestro o guía y, en este caso, la propia técnica es una guía que de forma natural te lleva a experimentar la propia naturaleza de eso que llamamos conciencia, ser o estados de compresión o visión.

La meditación es importante dentro del budismo. Cada escuela tiene diferentes maneras y técnicas específicas. Para algunas es la forma mediante la cual la mente logra alcanzar un plano de realidad y entendimiento que va más allá de lo sensorial o aprendido, o se puede ampliar o controlar el espectro de motivaciones de la personalidad. En el budismo zen, sin embargo, se dice que la meditación es un estado natural de crecimiento si el ego no lo interrumpe. En el hinduismo, en las escuelas de yoga y vedānta, la meditación es parte de dos de las seis ramas de la filosofía hindú. En la práctica budista de Theravāda, la meditación involucra tanto técnicas conocidas como samādhi y vipassana, como el desarrollo de la bondad y el «conocimiento superior».


Las técnicas de aproximación a la meditación varían desde las que se basan en observar la respiración, en visualizar algún pensamiento positivo o imagen inspiradora, enfocar algún objeto o imagen (como un mándala), las invocaciones, hasta las que se basan en tipos de compleja «alquimia espiritual». También existen las meditaciones sin objeto, desenfocando la tensión mental. Además de lo descrito antes sobre el pensamiento en la meditación, durante esta se puede dejar fluir libremente las imágenes mentales, sean claras o confusas, como cuando se está a punto de conciliar el sueño. También se puede dejar fluir las sensaciones, emociones, impulsos y energías corporales, normalmente sin intervenir en ellas, pero tampoco dejándose llevar o enredar, de manera que muestran finalmente una tendencia a reordenarse por sí solas; aunque existen métodos de reflexión y técnicas de concentración en que la conciencia las puede manejar.


 Muchos terapeutas recomiendan alguna técnica o diseñan las suyas propias, a menudo inspiradas en las tradicionales. La mayoría utilizan la respiración como centro porque es el puente entre el cuerpo físico, el estado de ánimo y la mente. La práctica de una técnica o rutina ayuda a las personas con diferentes cuadros de estrés, pero normalmente no es recomendable practicarla cuando está presente una enfermedad mental.


Meditar ayuda a reordenar la mente y calmar la ansiedad. Mejora la comprensión de objetivos y motivaciones y equilibra el carácter. También puede hacer resurgir motivaciones, traumas, emociones o energía enquistadas. Por el estudio de la respiración y la postura corporal se mejora la salud en general y se reconduce el metabolismo a su funcionamiento óptimo.

Dependiendo de la persona y la técnica, los cambios en la conciencia pueden ocurrir de diferentes formas. Puede tratarse de un cambio en el carácter al comprender la existencia como un ecosistema de interdependencias.

Consulta nuestro apartado de Horarios y Talleres.

Publicado en YOGA
Etiquetado como

Tienes que aceptar nuestras cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information