Mostrando artículos por etiqueta: relajacion


NADA PUEDE SUSTITUIR AL DESCANSO

Necesito un descanso, decimos, pero ¿qué es descansar? ¿Te permites el descanso?


La falta de descanso genera una serie de síntomas a nivel físico, emocional y mental y enfermedades de las que no somos conscientes. Estos síntomas son los siguientes:

Síntomas físicos: fatiga, problemas de concentración y memoria, dolor de cabeza y garganta, o ambos, agrandamiento de los ganglios linfáticos, dolor muscular y articular sin explicación, mareos sin motivo aparente, sueño no reparador,
Síntomas mentales y emocionales: irritación, desmotivación, problemas para conciliar el sueño, ataques de pánico o ansiedad, falta de paciencia, indigestión, sentimientos de nostalgia y llanto sin razón, desapego de la realidad, sentimiento de angustia y vacío.
Enfermedades derivadas: diabetes, anemia, apnea del sueño, infecciones, depresión, fibromialgia, enfermedades cardíacas, alteraciones de la tiroides.

La cuestión que nos debemos plantear es ¿qué nos lleva a este estado?
Haz memoria por un momento y piensa cuándo fue la última vez que descansaste. ¿Realmente sentías tu energía y tu estado físico, mental y emocional en equilibrio? Si la respuesta es negativa quizá es el momento de preguntarse si eres capaz de hacerlo y qué motivos son los que lo están impidiendo.
Estar en esta encrucijada es muy habitual en una sociedad en la que descansar supone un reto. Se nos exige estar al 100% en todas las circunstancias y nosotros mismos si no respondemos de esta manera, nos fiscalizamos y sentimos improductivos, culpables y poco aptos para cualquier circunstancia que se plantee. No somos conscientes del enorme gasto metabólico que el organismo sufre para mantener este estado de alerta máxima entrando en ciclos de agotamiento. Es así como, de forma acertada, define el diccionario el agotamiento: “el consumo completo de una cosa”.
Cuando no hay una identificación total con los hábitos sociales heredados es más fácil salir del círculo de la sociedad sólo preocupada por el consumo y rendimiento máximo de los recursos. Cuando nos volvemos conscientes de nuestros actos, somos más responsables de ellos y más libres para elegir lo que de verdad necesitamos y de lo que nos autoimponemos por ese efecto óptico de creer que necesitamos todo lo que nos ofrecen o nos han dicho que es lo correcto.
El cúmulo de pensamientos en bucle es una consecuencia de la falta de observación y, al igual que un día de tormenta con un cielo lleno de nubes no nos permite ver el sol y el brillo que ocultan, de la misma manera nuestros pensamientos nublan nuestra objetividad y nuestra capacidad de entrar en esos estado de paz y calma.
Con un cuerpo y la mente en tensión y cargada de nubes, no hay progreso en nuestro camino de búsqueda de la liberación de las cosas que ensombrecen nuestro corazón.  
Y esto también es aplicable a aquellos buscadores que quizá nos hemos liberado de esta parte, pero seguimos empeñados en acumular y acumular fórmulas, clases, métodos, sin ser capaces de poner freno a la ambición mental imparable de asimilarlo todo y querer llegar al máximo… ¿al máximo de qué? ¿llegar a dónde? No es posible llegar sin el descanso...

PROPUESTA DEL YOGA PARA EL DESCANSO
Nada puede sustituir el descanso, por eso el yoga en nuestros días es utilizado como una forma de obtener salud y bienestar. Nada más lejos de su origen, pero si al menos un comienzo para empezar a ver dónde estamos y dónde debemos estar.

RKE_3427_LowQ144dpi.jpg



Dentro de la práctica del yoga, algunas de ellas son: 

Ejercicio adecuado:

Asana o posturas: para destensar y equilibrar nuestros cuerpos físicos y sutiles.
Fortalece e incrementa nuestra energía, que se convertirá en energía y fortaleza mental.
Respiración adecuada:
Respiración o pranayama: para limpiar y restablecer nuestro equilibrio mental y emocional y hacernos entrar en espacios de comprensión profunda y estados alterados de conciencia, que nos permiten ver la REALIDAD desde otra perspectiva.
Relajación adecuada:
Yoga Nidra, o sueño yóguico: para entrar más profundamente en los estados de la mente subconsciente que, como la suciedad que se queda oculta debajo de la alfombra y los muebles, genera y agrava las tensiones. Es una forma de meditación adecuada para aquellos que tienen más resistencia a estar sentados de piernas cruzadas mucho tiempo.
Yoga restaurativo.
Pensamiento adecuado:
Meditación o prácticas de desarrollo de la atención: para tomar conciencia del barullo mental y crear espacios de descanso a nivel profundo, elevar nuestra energía física, fortalecer la creencia en nosotros mismos y la desidentificación de lo que NO ES.
Dieta adecuada:
Alimento ligero: comer cuando realmente tengamos hambre, evitar comidas de negocios, o en compañías inadecuadas, no comer cuando estés enfadado o preocupado. Comidas poco procesadas, edulcoradas, saladas o llenas de conservantes o productos poco saludables, etc.
Pequeños hábitos, grandes remedios
A nivel práctico, en el día a día, también puedes modificar algunos hábitos que ni siquiera te habías planteado que te pudieran afectar.
Estos pequeños pasos, a nada que se modifican, generan mejora sustancial y no es necesario hacerlas todas en un mismo día. Poco a poco, sin prisa, prueba, observa y quédate los que te sirvan. Igual, cuando te quieras dar cuenta, se alojan en tu rutina y puedes hacerlas todas, recuperando esos espacios de dicha y tranquilidad sin la necesidad imperante de retirarte a ningún sitio, ni esconderte en ningún rincón para que te dejen estar en paz y ser tú.

Te cuento alguno de los hábitos que puedes ir incluyendo en tu rutina diaria:
-Camina despacio y observa lo que tengo alrededor. Intenta organizarte al día de tal manera que no tengas que ir corriendo a todos lados… ahora crees que no, pero se puede.
-Para 5 ó 6 minutos al día y toma conciencia de tu respiración. Si no puedes, observa quién o qué te lo impide y si puede ser modificado. No lo dudes, hazlo. Son sólo 5 ó 6 minutos, es fácil conseguirlo.
-Come despacio. Ten todo preparado en la mesa cuando te sientes, evita comer delante del ordenador, de pie… Mastica con lentitud y aplica de nuevo la toma de conciencia y la observación.

El descanso y el sueño reparador

Para personas con problemas de insomnio permanente y otras alteraciones del sueño, también es importante crear unas pautas que te ayuden a favorecer el descanso:

-Ir a dormir al menos dos horas después de la ingesta nocturna.
-Evita a la noche películas de acción, bélicas o que te lleven a estados de tristeza o recuerdos no agradables.
-Evita discusiones que puedan solucionarse al día siguiente.
-Despeja de tu dormitorio objetos que no te traigan buenos recuerdos.
 -Nada de móviles en la mesilla, TV o “artefactos” que te mantengan atento o pendiente de ellos. Recuerda que dormirse con la TV, radio, música implica un trabajo adicional para tu cerebro que lo que quiere y necesita es descansar de cualquier estímulo externo.
-Si lees a la noche, elige lecturas ligeras o con temas que te lleven a pensamientos positivos. Elige postura boca abajo, para que la sangre baje al rostro.
-Si tienes un sueño ligero y te despiertas por las noches, no luches contra ello, recita tu mantra si lo tienes, medita, o lee boca abajo.
-Mete los pies en agua caliente o date unas friegas en las plantas de los pies.

Om shanti Om paz
Feliz descanso


Texto Hiria Bernal
Foto: Erika Ghezzi.
Publicado en Blog

Tienes que aceptar nuestras cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information